Junta Mayor de la Semana Santa Marinera de Valencia

Lunes, Julio 24, 2017

Compartir

 

 

1926 - 1931  

La Cofradía de Jesús en la Columna es fundada en 1926. No conocemos la fecha de su primera salida, pero, en cualquier caso, ya tomó parte en las celebraciones de 1928. Su fundación acaece en el primero de los momentos álgidos de estas antiguas fiestas, constituido por un lustro (1925-1930) que podríamos calificar “de oro” sin temor a equivocarnos, pues de las veinte agrupaciones que formaron en la Semana Santa de 1930, once fueron creadas en este lapso, más de la mitad. Dentro de este grupo, la Cofradía de Jesús en la Columna ocupa un destacado papel, pues fue una de las primeras y con su aliento animó sin duda la gran eclosión que siguió.

Las primeras informaciones para el año 1928 nos hablan de que la Cofradía, en esa época llamada siempre Hermandad, realizó su procesión de presentación en la noche del Lunes Santo, partiendo desde su local social, sito en la calle de la Libertad número 172, actual calle de la Reina, encaminándose en primer lugar al número 95 de la calle de José Benlliure para recocer a su personaje bíblico, y en segundo término al número 205 de la calle de Escalante para recoger su grupo escultórico, desfilando posteriormente por las principales calles de la feligresía.

El primer elemento digno de ser destacado en este texto lo constituye el hecho de que la Cofradía formara en un local social, lo que hoy resulta habitual, pero no deja de ser una costumbre relativamente moderna, ya que durante muchos años las diversas Hermandades, Cofradías y Corporaciones no tuvieron locales sociales. En la época de la que hablamos sin embargo, no era esta Cofradía la única que disponía de una sede, lo cual conecta con el porqué de la existencia de este local que es el mismo que el de la creación de la Hermandad, puesto que la Cofradía se organiza a partir de los anhelos y esfuerzos de los jóvenes de la peña “Admiradores Films”, que utilizaba este local, el conocido bar “El Polp” a todos los efectos, como sede de la Cofradía, además de la peña. Afortunadamente este hecho se repitió en otras Hermandades, que nacieron a partir de agrupaciones lúdicas o culturales, y decimos afortunadamente pues de la tradicional y consabida abundancia de entidades culturales en los poblados marítimos se benefició la Semana Santa con la aparición de no pocas Hermandades.

El segundo punto de interés lo constituye la recogida del personaje bíblico de la Cofradía, hecho éste que siempre ha sido de los más tradicionales de la Semana Santa Marinera y que hoy se va perdiendo paulatinamente. El domicilio del personaje podría arrojar alguna certeza sobre su identidad, pues quizá alguien recuerde quién vivía allí, pero desde aquí nos atreveríamos a afirmar que se trataba de la señorita María Sebastiá Dolz, y el personaje que encarnaba el de Marta, bien porque era su domicilio o porque era el de algún familiar o amigo. En cualquier caso, la citada señorita era la que encarnaba el personaje de la Hermandad en aquella época.

En tercer lugar, interesa la información que nos habla de la recogida del grupo escultórico en la calle de Escalante número 205. Estaba constituido por dos imágenes, siendo la central la de Cristo atado a la Columna en actitud de sufrimiento mientras un esbirro lo azota, siendo por tanto una flagelación. Existe sobre esta imagen una leyenda, según la cual, habría sido descubierta por la Guardia Civil formando parte del alijo en un barco de contrabando, por lo que era depositada durante todo el año en el cuartel de Las Termas, desde donde salía en procesión. De donde surgió esta leyenda es algo difícil de rastrear; creer en su veracidad resulta complicado, pero de lo que no hay duda es de que este tipo de historias siempre tienen una base real, aunque ésta sea escasa o esté muy deformada, lo cual efectivamente se produce en este caso. He aquí la historia: el paso fue obra de un joven escultor del Cabañal llamado Tomás Noguera por encargo de la Cofradía. A fin de poder costear el precio, la Cofradía emitió unos boletos para una rifa, exponiendo el grupo escultórico en el escaparate de la hoy desaparecida “Casa Torino” en la calle de Escalante. Dado que no había sido solicitado el preceptivo permiso para la emisión de los boletos, la autoridad decretó el embargo de la imagen, a lo cual procedió el cuerpo de Carabineros, y no el de la Guardia Civil, pues los Carabineros dependían por aquel entonces directamente del Ministerio de Hacienda, encargado de estos asuntos. La imagen fue llevada a su cuartel, situado en Las Termas, donde fue custodiada. De allí pudo ser rescatada por la ayuda de un vecino del Cabañal, Don Cristóbal Ferrer, el “Tío Tófol”, a la sazón Concejal del Excelentísimo Ayuntamiento de Valencia, pero quedó la costumbre, o al menos el recuerdo de recoger la imagen del mencionado cuartel.

Pero decíamos que este era el lustro de oro en la historia de la Semana Santa Marinera y para ratificarlo añadiremos la creación de la Junta Central de Fiestas de Semana Santa, el más directo antecedente de la actual Junta Mayor que ya en este año de 1928 pudo verificar dos actos procesionales con carácter colectivo. Uno de ellos fue la Retreta colectiva en que tomaron parte todas las corporaciones armadas de las tres parroquias.

Pasemos ahora a ver el otro, lo que nos servirá para comprobar como era la celebración del Viernes Santo en la Parroquia de Nuestra Señora de los Ángeles, a lo que se refiere el texto del programa que reproducimos:

A las seis de la mañana, salida de las corporaciones de sayones, granaderos y soldados romanos, cofradía de las vestas y hermandades de Jesús en la Columna, Ecce-Homo, Cristo del Perdón y Santo Silencio, de sus respectivos domicilios, para recoger las banderas, estandartes, personajes bíblicos e imágenes que a cada cual correspondan.

A las siete, salida de la parroquia de los Ángeles de los Santos Pasos, recorriendo la carrera de costumbre y efectuándose el encuentro de Jesús Nazareno y María en la calle de J. Benlliure, entre las travesías de A. Guillém y Pescadores. En la misma calle y en el sexto paso, se efectuará la ceremonia del encuentro de Jesús Nazareno y la Verónica.

A las once de la mañana estarán reunidas las corporaciones y cofradías de esta parroquia en la plaza de la Iglesia de los Ángeles, y a continuación se trasladarán a la plaza de Nuestra Señora del Rosario, para la formación del desfile general, integrado por las tres parroquias de estos poblados, que recorrerán la carrera citada en el primer programa.
(Esta carrera era: “...plaza de Nuestra Señora del Rosario, donde formarán todas las corporaciones y hermandades del Cañamelar, Cabañal y Grao, para proceder al gran desfile general organizado por el Comité Central de Fiestas de Semana Santa del Distrito del Puerto, recorriendo la siguiente carrera: plaza de la Iglesia, Benlliure, paseo de Colón, Chapa, J. Aguirre, Palau, Avenida del Puerto hasta el paso a nivel, avenida del Puerto, Chapa, Escalante, Colón, Capdepont, Pintor Ferrandis, Escalante, A. Guillém, Benlliure, Travesía de la Iglesia a la plaza del Rosario, donde se disolverá el desfile.”)

A las cuatro de la tarde, formación y desfiles de las corporaciones y hermandades citadas.

A las seis, salida de la procesión del Santo Entierro de la Iglesia, formando por el orden siguiente: soldados romanos con el grupo escultórico de la Oración del Huerto; Hermandad de Jesús en la Columna, con su grupo escultórico correpondiente; Hermandad del Ecce Horno con su imagen; Corporación de Sayones con la imagen de Jesús Nazareno; Hermandad del Perdón con su imagen, siendo ésta custodiada por la nueva guardia bizantina; Cofradía de las Vestas con la imagen del Cristo del Salvador; hermandad del Santo Silencio, con la Santa Cruz y el Santo Sepulcro y corporación de Granaderos de la Virgen con la imagen de la Soledad, recorriendo la carrera siguiente: plaza de la Iglesia, calle de los Ángeles, Mercado, Escalante, Amparo Guillém, J. Benlliure, Travesía Campos, Sol, Travesía de la Marina a la plaza de los Ángeles, desfilando las corporaciones a sus respectivos domicilios.”

El citado programa no pudo llegar a cumplirse, pues la pertinaz lluvia obligó a suspender los actos matutinos. El Comité Central, reunido al efecto en el Patronato Musical acordó suspender el desfile general y celebrarlo el domingo a las once, tras el solemne Comulgar de Impedidos, lo cual se verificó. Así, podemos comprobar como el Comité Central pretendía celebrar un defile el Viernes Santo, el cual desconocemos si se hubiera realizado a paso procesional o en ordinario, pues no hay que olvidar que en la época no se utilizaba el término procesionar, de acuñación más moderna, usándose reiteradamente el vocablo desfilar tanto para referirse a actos que se sabe que se celebraban a paso ligero como a aquellos certificados como puramente procesionales. No creemos que pueda hoy sustraerse, con las informaciones que poseemos, el sentido o finalidad que perseguía este acto, pues no pensamos que la inteción fuera instrumentar un acto permanente a celebrar acumulado a los Santos Pasos y a la procesión del Santo Entierro, pero lo que si es cierto es que la aparición de la lluvia fue por una vez afortunada, pues el aplazamiento permitió el nacimiento de un nuevo acto, el Desfile de Resurrección, que no estaba programado pero que sin duda debió entusiasmar en su resultado, pues desde entonces se convirtió, no sólo en habitual sino también en imprescindible y en una de las señas identificativas de la Semana Santa Marinera de Valencia.

El uniforme fundacional de la Cofradía estuvo constituido por túnica de seda azúl; capa y caperuza en seda oro, como se cita en todos los textos de la época, aunque realmente era de color calabaza, lo que motivó que la Cofradía fuera conocida popularmente como “els carabassers”. El Domingo de Resurrección cambiaba su capa por otra de seda blanca.

Desde su fundación fue Presidente y Hermano Mayor Don Pedro Castellano, a los que podemos añadir con seguridad para el año 1929 a Don Manuel Barberá como secretario y Don Vicente Segrera como tesorero, aunque en otros medios aparece Don Manuel Barberá Furió como Hermano Mayor para ese mismo año.

Los personajes bíblicos característicos de esta Cofradía fueron el de Marta, representado por la niña Maruja Sebastiá Dolz, y el que simbolizaba el Cristianismo por Consuelo Martínez Francisco.


A pesar de que en 1928 celebrará su día de presentación el Lunes Santo, desde el siguiente año lo hizo ya el Miércoles Santo hasta la supresión de las celebraciones públicas en 1931.

En 1931, al igual que el resto de agrupaciones que conformaban entonces la Semana Santa Marinera, tomó parte por última vez en las celebraciones, pues en 1932 ya no tuvieron lugar. Tras el conflicto civil resurgió con ilusión la Semana Santa, pero nadie se acordó de la Cofradía de Jesús en la Columna hasta que en 1981 un grupo de amantes de la Semana Santa decidió retomar sus riendas, iniciando una andadura en que la Cofradía está inmersa en la actualidad, hechos estos que ya no constituyen objeto del presente escrito.

COFRADÍA DE JESÚS EN LA COLUMNA

1981 - 2013

Debido al contacto mantenido entre los sucesores de los cofrades y otras personas afines a los mismos, el espíritu de la Cofradía se reaviva y vuelve a organizarse la Cofradía.La primera decisión que se adopta es cambiar los colores del hábito penitencial, los cuales fueron los siguientes:

Túnica y caperuza de terciopelo color rojo.Capa de raso de seda de color blanco para los siguientes días: Domingo de Ramos, Martes Santo y Domingo de Resurrección.Capa de raso de seda de color negro para los siguientes días: Jueves Santo y Viernes Santo. Cíngulo de seda trenzado en los colores blanco y negro.Sandalias forradas de terciopelo color rojo.Báculo penitencial metálico con luz, este báculo penitencial fue realizado por el orfebre D. Vicente David.

Ya que durante la Contienda Civil, desapareció el estandarte de la Cofradía, se aprobó realizar uno nuevo, el cual fue realizado por la afamada casa “Bordados Suay”, y fue bendecido por el Rvdo. D. Hilario Bou, siendo los padrinos Dª. Josefa de la Flor Aparici y D. José Marco Aparici.

También se aprobó la realización de la Imagen titular de la Cofradía, ya que desapareció durante la Contienda Civil, el escultor de la nueva imagen de Jesús en la Columna, fue D. Carlos Román, escultor imaginero Licenciado en la escuela de Bellas Artes de San Carlos de Valencia, y la escultura del esbirro que esta atando a Jesús, fue realizada por D. José Estopiñá, la policromía de las imágenes la realizó D. Francisco López, el cual, también realizó la construcción del trono anda sobre el cual procesiona la Imagen titular de la Cofradía, y el grupo de faroles que iluminan a nuestra Imagen fueron realizados en la orfebrería religiosa de D. Vicente David.

Con el tiempo, se van realizando las siguientes actividades:

Aprobación de los Estatutos de la Cofradía.Instauración como Día Oficial de la Cofradía, el día de Martes Santo.Nombramiento por unanimidad, de Presidente Honorífico de la entidad a todo aquel que estuviese ejerciendo el cargo de Alcalde de la Ciudad de Valencia.Debido a los contactos mantenidos con el General de la Guardia Civil, D. Alvaro Casado Mestre, se aprueba por unanimidad el nombramiento de Hermana Mayor Honorífica Perpetua, al Benemérito Cuerpo de la Guardia Civil, el cual, en la Procesión General del Santo Entierro, hace escolta a nuestra Imagen Titular, con un piquete de guardias civiles.

En el año 1.986, se cede a la Cofradía, por parte de Dª Emilia Castellano, sobrina del fundador de la Cofradía, el Estandarte original de la Cofradía, el cual data del año 1.928, junto con un traje de penitente que también data del mismo año.

El día 15 de Octubre de 1.991, llegó a nuestra Cofradía la Bendición Apostólica de Su Santidad Juan Pablo II, la cual fue remitida desde el Vaticano por Monseñor C. Sepe, asesor de Su Santidad.

El día 14 de Abril de 1.992, se bendicen, y se le colocan a nuestra Imagen Titular las Potencias con las que procesiona en la actualidad.

En el año 1.991, nuestra Cofradía, solicitó al Ministerio de Justicia la Gracia del Indulto para un preso de Valencia, y el día 17 de Abril de 1.992, por primera vez, procesión detrás de nuestra Imagen titular, el primer preso indultado; esta función se viene realizando de entonces.

Después de muchas gestiones realizadas, se consigue que llegue a la ciudad de Valencia, un Fragmento Reliquia de la Columna de la Flagelación de Nuestro Señor Jesucristo, el cual, es remitido desde la Basílica del Santo Sepulcro de Jerusalén, por la Orden Franciscana, y entregado a nuestra Cofradía, como Custodios Guardianes de la Reliquia. Esta entrega fue realizada el día 23 de Febrero del año 1.993, por el Rvdo. Padre Franciscano D. Raimundo Domínguez, Comisario de Tierra Santa para la Comunidad Valenciana

El día 26 de Febrero de 1.993, se firma el Hermanamiento de nuestra Cofradía con la Comunidad de Religiosos Mercedarios de la Parroquia de Ntra. Sra. del Puig.

Desde la creación de las Cofradías Penitenciales, las cuales datan del siglo XIII, nunca se había realizado una procesión penitencial por el interior de un recinto penitenciario, y en el año 1.999, el día 31 de Marzo, la Cofradía Jesús en la Columna, con su Imagen Titular, realizó la primera procesión penitencial por el interior del recinto penitenciario de Picasent - Valencia, la cual fue aprobada con sumo agrado por el Excmo. y Rvdmo. Arzobispo de Valencia D. Agustín García-Gasco y Vicente.

El 8 de Febrero de 2008 la cofradia recibió la notificacón oficial del nombramiento de Real Cofradía Jesús en la Columna