Junta Mayor de la Semana Santa Marinera de Valencia

Lunes, Julio 24, 2017

Compartir

 

Se fundó la Hermandad del Santísimo Cristo del Salvador en el año 1851, teniendo como Imagen titular al Santísimo Cristo del Salvador. Por aquel entonces las Hermandades se venían formando alrededor de las Imágenes de Culto de las Parroquias, las de vestas siempre sobre Imágenes de Crucificados. Pero, ¿cuándo fue creada esta Hermandad?

Poseemos fecha concreta: 1851. En cualquier caso, esta fecha aparece en el historial de posguerra, momento en el que ya no se conservaban los archivos. Sobre cuánta documentación había en los archivos en esos momentos, mucha o poca, lo desconocemos, pero es evidente que la cantidad de datos debió ser sustancialmente mayor que los que se conservaban tras la contienda. La mera aparición de esta fecha no significa que sea la correcta.

La pregunta clave es: ¿aparecen también en documentos anteriores a la guerra? La respuesta rotunda es no. Todo lo que hemos podido constatar sobre la Hermandad del Santísimo Cristo del Salvador nos aleja de la fecha propuesta. No es que sea más moderna, es que es mucho más antigua. En el período de preguerra siempre se habla de esta Hermandad como de principios del siglo XIX, lo que implica que, a pesar de los archivos parroquiales, no se conocía la fecha cierta pero sí se sabía que era muy antigua. No olvidemos que para la gente de finales de los 20, los años 50 del XIX, equivalen en tiempo transcurrido como los 20 para nosotros hoy día. Las agrupaciones de los años 20 no son para nosotros realmente antiguas, aún vive gente que conoció aquella época. Desconocemos dónde y cuándo apareció la fecha de 1851, pero a falta de poder certificar documentalmente pensamos que es anterior a esa fecha: principios del XIX o incluso anterior.

Los, anteriormente, fragmentos de información, nos hablan de las tres agrupaciones que eran tradicionales en esta Semana Santa Marinera, en las tres Parroquias: Sayones, Granaderos y Vestas. Los Sayones representan a los caballeros cristianos que fueron a Tierra Santa a reconquistar los Santos Lugares y que desde el principio asumió la Semana Santa Marinera como suyos, aunque en esta faceta no está muy claro si la gente, en el momento de su creación, los identificaba como soldados romanos o como guardias israelitas del Sanedrín. En cualquier caso, en muchas ocasiones son citados como “los judíos que prendieron a Cristo”. Por eso queremos matizar que lo de caballeros cruzados es una significación actual. Lo que sí esta claro es que los Sayones procesionaban de forma tradicional con la Imagen de Jesús Nazareno cargado con la Cruz.

Otras de las agrupaciones son los Granaderos, creadas tras la ocupación francesa del siglo XIX. Representan a soldados del ejército francés que, en uniforme de gala, daban escolta a la Imagen de la Madre Dolorosa en la Procesión del Santo Entierro, por orden expresa del Mariscal Suchet, para ganarse la confianza de la población valenciana durante la ocupación napoleónica. Una vez expulsados los franceses, esa misma población continuó vistiendo los uniformes cogidos a enemigos muertos o prisioneros a la llegada de la Semana Santa, tradición que se dio en las tres Parroquias, y que perdura hasta nuestros días.

En tercer lugar nos referimos a los cofrades con túnicas y caperuzas, aquí llamados Vestas. Vestían túnicas de merino pobre y unos capuces conoidales forrados de la misma tela, que dejaban el rostro al descubierto. Desconocemos como serían los trajes de los “disciplinantes” que fundó San Vicente Ferrer. Lo que sí parece, es que la línea actual de nuestras vestimentas data del siglo XVII, cuando los miembros de la Cofradía Sevillana de San Juan de Letrán y Ntra. Sra. de la Iniestra, comenzaron a vestirse con unas caperuzas conoidales que, con el paso del tiempo, se convirtieron en el atuendo emblemático de los nazarenos de Semana Santa. No existe un acuerdo absoluto entre los historiadores sobre el sentido simbólico de esta vestimenta, pero algunos, como Juan Carrero Rodríguez, autor del “Diccionario Cofrade”, sostienen que el atuendo representa el tormento de las almas del Purgatorio, por lo que cabe preguntarse ¿el traje de penitente es el que llevan las almas castigadas del Purgatorio? Estos vestas rendían culto al Santísimo Cristo en su advocación de crucificado.

Así, entramos en nuestro siglo con una fisonomía muy peculiar en la Semana Santa Marinera, existiendo en las tres Parroquias: Corporaciones de Sayones, rindiendo culto a Jesús Nazareno con la Cruz a cuestas; Corporaciones de Granaderos dedicadas al culto de la Santísima Virgen, bien en su advocación de los Dolores, bien en la de la Soledad, y las Cofradías de Penitentes, en Valencia llamadas “Vestas” en alusión al capirote tradicional que portan en Semana Santa, que como sabemos rendían culto al Crucificado.

Llegados a este punto es preciso detenerse en la agrupación de la que formamos parte.

En aquellas fechas se procesionan los días de la Pasión, Jueves y Viernes Santo y el Domingo de Resurrección en el Comulgar de Impedidos. El hábito para Jueves y Viernes Santo era muy diferente al de ahora. Antaño vestían sencillas túnicas de raso negro con cola, con cíngulo de tela bordado con diversos motivos de la Pasión y báculo de madera formando en la cabeza la Cruz Papal, dos cruces, caperuza negra que finalizaba en la frente del hermano, con lo que dejaba el rostro al descubierto, como todavía hoy se luce en algunas localidades, entre ellas, Murcia. De ahí procede la denominación de “Vestas”.

Y el Domingo de Resurrección se procesionaba con unas Albas Blancas, se trataba de una especie de enaguas desde el cuello hasta los pies, artesanalmente bordadas, trabajadas manualmente con puntillas y cenefas, para procesionar en el Comulgar de Impedidos.

Durante 1924, parece ser que se vivía en esos momentos un retroceso de las celebraciones, no en vano muy poco tiempo antes había dejado de conmemorarse en el centro de la Ciudad la Procesión del Santo Entierro, y en los Poblados Marítimos se mantenía el Cañamelar con tres Hermandades, el Cabañal sólo Sayones y las Vestas del Cristo del Salvador, mientras que en el Grao no se celebraban actos públicos desde hacía ya más de 50 años. ¿Qué hubiera sucedido de mantenerse esa tendencia? No lo sabremos nunca, pero lo cierto es que en ese año se produjo un acontecimiento que modificaría radicalmente y para siempre la Semana Santa Marinera de Valencia. Un grupo de amigos del Cañamelar, la mayoría agentes de aduana, visitaron Andalucía en esa Semana Santa, y a su vuelta, decidieron fundar una nueva Hermandad, lo cual quedó plasmado en la calle en 1925 con la aparición de la Hermandad de la Santa Faz. De vital importancia resultó porque venía a ofrecer un nuevo abanico de posibilidades totalmente insospechado, ya que anteriormente sólo había cabida para el triduo Sayones-Nazareno, Granaderos-Soledad y Vestas-Crucificado como eje fundamental de las procesiones. Ahora entraba en escena una agrupación de vestas con un culto dedicado a un momento de la Pasión distinto, y que además modificaba radicalmente la indumentaria, sustituyendo el merino pobre de la túnica por el lujoso terciopelo y la vesta tradicional por una caperuza, que cubría totalmente el rostro del cofrade, en raso de seda, modificándose así el concepto, pues a partir de ese momento el vesta pasaba a ser un penitente anónimo.

Las posibilidades anteriores parecían agotadas y ahora se abrían otras nuevas, que pronto hicieron comprender que ese ejemplo podía ser imitado, lo cual inició un fenómeno de creación de nuevas Hermandades. Bastó una chispa de creatividad para reavivar el fuego de la imaginación de un pueblo siempre volcado con el arte y la cultura, y con un elevado espíritu religioso. Muchas de las Hermandades de Vestas se fundaron entre los años 1926-1930.

Entre éstas, concretamente en 1929, la Hermandad del Santísimo Cristo de los Afligidos.

Llegamos al año 1929, recién constituida la Junta Mayor de la Semana Santa Marinera, donde se agrupaban por ese año 20 Hermandades, la Parroquia de Santa María del Grao había retornado en 1927 y siendo Hermano Mayor de la Hermandad del Santísimo Cristo del Salvador, D. Vicente Traver, Presidente D. Bautista Ferrer y Secretario D. Ramón Blasco; procesionaron más de 60 hermanos con 160 socios protectores, se renovó la indumentaria de los hermanos, pasando a llevar caperuza y capa blanca con túnica morada de raso para el Domingo de Ramos y Pascua de Resurrección con bordados en la caperuza de la Resurrección del Señor y caperuza negra con bordado de la Imagen del Santísimo Cristo del Salvador y capa negra con túnica morada de raso con cola para los demás días, con un báculo de metal cromado acabado con una orla con la Imagen del Santísimo Cristo del Salvador (esta cruz es una copia de la Cruz de los Paulistas de la Sagrada Misión).

A tenor de lo descrito se puede observar que los colores son tres: el morado, el negro y el blanco. Los tres colores se repiten en muchas de las Hermandades y Cofradías de la Semana Santa, por sus significados de penitencia, luto y alegría respectivamente.

El año 1930, nos aportó la creación de una nueva Hermandad, la de la Oración del Huerto. Y lo que sin duda es el más trascendente suceso en la historia de la Semana Santa Marinera de Valencia, la creación con carácter único de la Solemne Procesión General del Santo Entierro. Este nuevo acto se convirtió enseguida en el central de la Semana Santa, pues fue convertir en uno lo que ya eran tres fantásticos cortejos.

El año siguiente fue un año triste para la Semana Santa Marinera. Ésta se celebró en medio de las elecciones municipales que dieron la mayoría de Ayuntamientos en España a las fuerzas republicanas. Escasos días después de concluir la Semana Santa se proclamó la Segunda República. No vamos comentar las vicisitudes políticas de la época, pero no hay duda que influyeron enormemente en la Semana Santa Marinera.

Muchas de las Hermandades de Vestas se fundaron entre 1926 y 1930. Entre éstas, concretamente en 1929 la Hermandad del Santísimo Cristo de los Afligidos, en la Parroquia de Ntra. Sra. del Rosario.

En 1932 ya no se celebró públicamente, quedando prohibidas al no estar autorizadas las manifestaciones públicas de culto. Sin embargo una fotografía nos pone de manifiesto que el Santísimo Cristo del Salvador de Ntra. Sra. de los Ángeles recorrió por última vez las calles del Cabañal en la mañana del Viernes Santo del año 1932. Cuatro años después, en 1936, desaparecía pasto de las llamas en el incendio de la Parroquia.

Llegamos así al año 1936 y al estallido de la Guerra Civil, con las terribles consecuencias que todos conocemos.

Una vez terminada la contienda, el panorama era desolador Imágenes destruidas, estandartes y trajes desaparecidos.

Pero desde un primer momento los habitantes del Distrito Marítimo se afanan en recuperar la Semana Santa y acercarse al esplendor que tuvo en años anteriores.

Recogiendo las palabras de D. Ricardo Ferrer en sus Memorias de un sesentón en la que nos relata tan difíciles años:

Año 1940 ha terminado la Guerra Civil, pero sus consecuencias permanecerán muchos años entre nosotros, la Semana Santa de aquel año tenía un significado especial, durante tres años no la pudimos celebrar y durante ese tiempo muchas Imágenes y sobre todo muchos trajes desaparecieron, por ello con todo lo que se había podido salvar decidimos realizar un Vía Crucis por la plaza de los Ángeles, el Cristo era el del Perdón y el estandarte el del Ecce Homo, este último con la Virgen de los Ángeles lo escondieron la familia de José Cerveró “Botilles” pero lo que más se ha grabado en mi mente eran las vestas, apenas 10 o 15, cada uno con un traje diferente; lo que se había podido esconder. Ellos representaban a las diferentes Hermandades afirmando con su presencia que volverían a renacer con más fuerza y vitalidad.

Como otras muchas Hermandades, por motivos de la Guerra Civil también la Hermandad del Santísimo Cristo del Salvador perdió a su Imagen titular, ya que como hemos dicho, fue quemada en 1936 a las puertas de la Parroquia.

El 9 de noviembre de 1940, rigiendo la Parroquia el Rvdo. Sr. D. José Ferrer, se bendijo una nueva imagen del Santísimo Cristo del Salvador, obra del escultor D. José Estellés  de forma más moderna y distinta a la Imagen desaparecida.

Año 1941. Van reponiéndose las Imágenes, nosotros ya tenemos Cristo, este año le ha tocado a Vicente Trillas, Sentó el de Juan. Pero el Gobernador de Valencia, D. Javier Planas de Tobar nos prohíbe realizar el Vía Crucis por la calle, por ir con la cara cubierta. Ese Jueves por la noche llevamos el Cristo a la Iglesia, como si lleváramos contrabando, y al día siguiente el Vía Crucis se celebró en el interior de la Iglesia.

Año 1942. Seguimos siendo el pequeño grupo del año 40, ese año tomaba la Comunión vestida de Santa Rita la hija del estanquero de la Plaza de los Ángeles. Como no teníamos personajes bíblicos, ella fue la única representante. Aquí dejamos el relato de D.Ricardo Ferrer, ya que éste continúa con la división de iglesia y la creación de la Parroquia de San Rafael y aunque su relato sigue siendo muy interesante, es otra historia.

Como devoción e Imagen siempre van íntimamente unidas, el pueblo no estaba contento Y así en 1943 la familia Gallart-Cano, al terminar ese año las fiestas que se celebraran en honor del Santísimo Cristo del Salvador, llevaron la Imagen al escultor D. Carmelo Vicent que la retocó, tratando de asimilarla a la desaparecida, introduciendo sobre la misma las siguientes modificaciones: se quita corona de espinas y el pelo, dejando un cabello pegado al cuero cabelludo, a fin de poder poner a la Imagen cabello natural, se cambia la llaga de la lanzada de un costado al otro, se cambia la tonalidad del paño de pureza, se renueva la Cruz con las punteras y el INRI de plata.

En 1944, con motivo de la celebración de unas misiones populares, siendo cura de la Parroquia el Rvdo. D. José M.ª Martínez, volvió la Imagen del Santísimo Cristo del Salvador restaurada al Templo Parroquial.

Durante aquellos años de la post-guerra, hasta 1948, para hacer más asequible la adquisición de traje, no se hicieron las caperuzas blancas. También por entonces al cambiar su capa en negro los Jueves y Viernes Santos, a los vestas de la Hermandad del Santísimo Cristo del Salvador, se les conoció como “cucarachas”, en una época y zona en la que los apodos eran lo más natural.

El 11 de noviembre de 1949, siendo Hermano Mayor D. José Vte. Ribes, Presidente D. Ramón Blasco y Secretario D. Rafael Haro se confecciona el primer Reglamento, erigiéndose en Agrupación Particular en la Iglesia de Ntra. Sra. de los Ángeles del Cabañal, siendo aprobado por el Vicario General y el Canciller Secretario con fecha 17 de noviembre de 1949.

En 1953 se rehace la Cofradía del Santísimo Cristo del Salvador, dirigida por D. José Vte. Ribes Vela; en dicha Cofradía del Cristo sólo entraban los que habían pasado por la clavaría del Cristo, por tanto una vez acabada la fiesta pasaban a ser miembros de la Cofradía. Dicha Cofradía sólo era para aportar un pequeño donativo con el que recaudar fondos para los gastos del Santísimo Cristo. Esta Cofradía se deshizo el año 1973.

Situándonos en unos años antes, finales de la década de los 40, es necesario mencionar la tensión entre la representación de Santa María del Mar y el resto de las Parroquias, sobre todo con la de Ntra. Sra. del Rosario. Nuevos estatutos, itinerarios, creación de la Hermandad del Descendimiento del Señor.

La radicalización de las posturas preparaba el terreno para que cualquier chispa prendiera el incendio. La chispa tuvo lugar el Domingo de Resurrección de 1951. No vamos a relatar el triste suceso por ser de sobra conocido, lo mismo que sus consecuencias. Desconocemos si nuestra Hermandad tuvo algo que ver en estos sucesos, lo que sí sabemos es que pagó sus consecuencias como la mayoría de las agrupaciones de la Semana Santa Marinera.

Los tristes acontecimientos de 1951 siguieron con un cúmulo de despropósitos continuados hasta 1955, acontecidos en su mayor parte por la actitud intransigente del Prior de la Semana Santa Marinera, el Rvdo. Vicente Gallart Cano, que no sólo conllevó a la desaparición de las Hermandades de Santa María del Mar, sino también a la dimisión del Consejo de Gobierno de la Junta Mayor y la disolución de la Real Hermandad de la Santa Faz, la que había sido impulsora de las fiestas y una de las Hermandades más importantes en esas fechas de la Semana Santa Marinera y puntal imprescindible de la Junta Mayor. Esta Hermandad no volvería a procesionar hasta el año 1970.

Se comenzó una etapa definida por el férreo mandato de D. Vicente Gallart. A partir de ese momento resultaba superflua la existencia de una Junta Mayor, lo que conllevó a un gran decaimiento en su actividad, convirtiéndose en realidad en un órgano sólo figurativo.

Durante estos años es notoria la escasez de información que se dispone, y la Hermandad del Santísimo Cristo del Salvador no es ajena a ello. Y por si faltaba algo para ensombrecer más el panorama se presentó la catástrofe de la riada de octubre de 1957.

Una costumbre que en aquella época era habitual en aquellos años 50 era que el novio o marido portaban al Cristo y su pareja le sostenía la caperuza y báculo. En aquellos días, las mujeres que representaban a los Personajes Bíblicos era costumbre que dejaran de procesionar, bien al casarse o cuando los 20 años se iban dejando atrás.

Durante la Semana Santa siguiente, la de 1958, sólo tomaron parte trece agrupaciones.

En estos años, con una Junta Mayor en la práctica inexistente, las Hermandades, Cofradías y Corporaciones abandonaron el carácter orgánico por una o dos personas que se encargaban de todo, método este que perduró durante muchos años en un buen número de entidades. Nuestra Hermandad tampoco fue ajena a este funcionamiento, siendo D. José Vte. Ribes “Tío Vicentet”, quien asumía todas las funciones de la Hermandad, apoyándose en momentos puntuales con los Sres. Rafael Haro, Nicolás Chuliá “Tío Colás” y algunos más, apoyando en loterías, Fiesta del Cristo, Semana Santa o cualquier otro imprevisto.

Este panorama a la larga se dejaría sentir en la Hermandad, pues una persona sola, terminaba por cansarse al no poder llegar a más, no le quedaba más remedio que acomodarse con lo que podía, dejando el resto para la voluntad de algunos de los cofrades. Esto fomentaba la dejadez y sólo había que preocuparse de preparar el traje de penitente o personaje bíblico cuando se acercaba el Domingo de Ramos, hemos conocido épocas en la que pasaron más de tres años en hacer una Asamblea General Ordinaria, y pagar las costas de la música en la plaza de Ntra. Sra. de los Ángeles mientras esperábamos salir de procesión.

Fueron pasando los años, en lo que concierne a nuestra Hermandad, en un dejarse llevar por la corriente y un conformismo muy en consonancia con la mayoría del pensar de las Cofradías de la Semana Santa Marinera. Es de destacar que en aquellos años de los 60 era habitual la presencia de gran cantidad de monaguillos acompañando al Cristo en el Vía

Crucis y la costumbre de acompañar al Cristo con faroles, pese a ser mediodía cuando se realizaba éste. También fue en la década de los 60 cuando el Cristo del Salvador comenzó a llevarse a la zona más pescadora, más marinera, del Cabañal, pasando frente a la mar, antes que comenzara la Procesión del Santo Entierro, aunque sería en 1985 cuando por primera vez el Cristo fue a la playa, en la madrugada del Viernes Santo. Desde hace más de 18 años, al despuntar la mañana de este Santo día, se produce el encuentro de los Cristos: el Stmo. Cristo del Salvador y el Stmo. Cristo del Salvador y del Amparo. Este acto, que comenzó como propio de la Hermandad hoy lo vemos convertido en uno de los más entrañables y significativos de nuestra Semana Santa Marinera. Un párrafo de un artículo escrito por D. José Vilaseca Piza, en el “Libro Oficial de la Semana Santa Marinera de Valencia de 1987”, refiriéndose a él, dice así: “No podríamos imaginar más adecuado lugar para los actos conmemorativos de la Pasión del Señor, que este Distrito Marítimo, puesto que, si la gran mayoría de actores de esta historia que nosotros rememoramos, fueron pescadores, a solo ello bastaría para admitir la idoneidad de la ubicación”.

En 1968, tiene lugar durante la Semana Santa una procesión conjunta de las Hermandades del Santísimo Cristo del Salvador y del Amparo, Santísimo Cristo del Perdón, y Santísimo Cristo del Salvador, para confirmar la unión de las Parroquias de San Rafael Arcángel y Ntra. Sra. de los Ángeles.

A partir de 1968 parece que empieza a despertar de su letargo la Semana Santa Marinera.

En las tres Parroquias se presentan nuevas agrupaciones: concretamente en la de Ntra. Sra. de los Ángeles la Hermandad de Jesús con la Cruz. Esta nueva vitalidad empezó a querer contagiarse en nuestra Hermandad, sobre todo en algunos de sus componentes que no podían contemplar con indiferencia el estancamiento sin hacer nada para remediarlo.

Finalizada la Semana Santa de 1970, y ante la situación en que se encontraba la Hermandad, tanto en las facetas administrativa, como económica, así como los hermanos o cofrades que presionaban, en el Viernes Santo, Procesión del Santo Entierro, se llegaron a contar 46 miembros; el Sr. Andréu Fos animó a una serie de jóvenes para que trabajasen en pos de una nueva era de la Hermandad, por lo que se convocó una Junta General Extraordinaria, de la que emanaron nuevas directrices y se propuso una Junta de

Gobierno, siendo elegidos los siguientes señores:

Presidente José Vte. Ribes Vela

Secretario Francisco Montoro Santamaría

Vicesecretario Vicente R. Andréu Sanjuán

Tesorero Rafael Haro Vidal

Control General Vicente Andréu Fos

Vocales Juan B. Arbiol Parreño

José M. Cuevas Lacomba

Manuel Gans Mondragón

Rafael A. Haro Blanch

Estas personas formaron lo que podríamos llamar como la primera Junta de Gobierno que tiene la Hermandad en muchos años. Con la Hermandad completamente lanzada y con una gran labor de captación de cofrades, los Sres. Andréu y Montoro llegaron a visitar a casi todos los que estaban en el censo, antes de la riada del 57. Como sabemos, estas gestiones dieron sus frutos, pues se incorporaron 25 nuevos componentes, algunos de los cuales ya habían pertenecido a la Hermandad.

Se edita una nueva lotería y el Sr. Gans Mondragón programa excursiones. Con el beneficio que reportan estas actividades se intenta renovar distintos aspectos de la Hermandad.

Como primera medida se logra que en la Semana Santa de 1971 se cambien y se procesione con túnicas nuevas, las cuales son de panilla de terciopelo morado, sustituyendo a las antiguas de seda. Al cambiar la túnica se abandona la antigua costumbre de llevar un pañuelo blanco en el cíngulo, alegando que resultaba antiestético y anticuado. Se vuelve a tomar la costumbre de nombrar anualmente un Hermano Mayor de Honor, siendo elegido para esta ocasión al Dr. D. Ramón Pascual Lainosa.

Finalizado el ejercicio 1970-1971, se convoca Junta General ordinaria que renueva la misma que la del pasado ejercicio, sólo con la novedad de que se incrementa el número de vocales. El número de cofrades se sigue incrementando muy favorablemente. Se constituye la Junta dels Vestes como una junta que se preocuparía de conseguir la incorporación de nuevos cofrades, así como la revitalización de la misma, con una administración propia, distinta a la tesorería de la Hermandad, siendo su primera actuación la creación de los nuevos báculos (orfebrería David) y las nuevas sandalias (Calzados Zamora).

Dicha Junta estuvo regida por los cofrades: Andréu Fos, Andréu Sanjuán, Arbiol Parreño, Bordería Morte, Gans Mondragón y Montoro Santamaría.

Durante el ejercicio el Sr. Haro Vidal presenta su dimisión, por lo que fue sustituido en el cargo de tesorero por el Sr. Vicente Montagud.

En esta Semana Santa de 1972, se empieza a efectuar por la Hermandad, el traslado del Santísimo Cristo Yacente de la Piedad, lo que se realiza en la tarde/noche del Miércoles Santo.

En el año 1972, en la Junta Parroquial de la Iglesia de Ntra. Sra. de los Ángeles, se propone efectuar una Procesión el Miércoles Santo para el traslado de la Imagen del Santísimo Cristo Yacente de la Piedad, de la casa de la familia Ballester-Gay, donde la Imagen estaba todo el año, a la Parroquia y a la Hermandad del Santo Silencio, la cual desistió en esos momentos, haciéndose cargo en su lugar la Hermandad del Stmo. Cristo del Salvador.

Una vez finalizada la Semana Santa de 1972 se convoca Junta General Ordinaria, en la cual se renuevan los puestos de la Junta de Gobierno. Se sigue la tendencia, siempre al alza de la incorporación de nuevos cofrades.

En la Junta General Ordinaria del 28 de octubre de 1973 se acuerda que todos los componentes de la Hermandad sean Clavarios en la Fiesta del Cristo y los Personajes Bíblicos, Camareras de Honor, siendo bastante normal en años anteriores que D. José Vte. Ribes, “Tio Vicéntet”, cuando le faltaban clavarios, nombraba voluntarios a dedo a algunos cofrades de la Hermandad, cosa que se siguió haciendo años después.

Por acuerdo general se cambia el lugar de concentración de la Hermandad para el comienzo de las procesiones, pasando del Bar Marcial, calle la Barraca, al Bar el Casinet en la calle Pintor Ferrandis.

Este año el traslado del Stmo. Cristo Yacente de la Piedad queda instituido como un acto oficial de la Hermandad en la Semana Santa Marinera de Valencia.

Desde 1970 se venían haciendo dos sorteos de lotería: el de la lotería de la Hermandad y el de la lotería de la Junta dels Vestes, por lo que a partir del sorteo de Navidad (22-12- 1973) se hace una sola lotería, unificando así las dos tesorerías en una sola.

El comienzo del ejercicio 1973-1974 (Semana Santa de 1974), fue un poco movido, por unos incidentes acaecidos durante la Semana Santa (1973). Hay miembros de la Hermandad que piden hacer una junta el mismo Sábado Santo, como quiera que no había tiempo para convocar a todos los Cofrades, se celebra la Junta General Ordinaria el viernes siguiente al Domingo de Pascua, de la cual se elige la nueva Junta de Gobierno:

Presidente José Vte. Ribes Vela

Secretario Francisco Montoro Santamaría

Vice-secretario Vicente Ramón Andréu Sanjuán

Tesorero Junta dels Vestes

Control General Vicente Andréu Fos

Vocales Ángel Aineto García

Juan Bautista Arbiol Parreño

Ramón Mordería Morte

Manuel Gans Mondragón

Vicente Montagud Chuliá

Miguel Prima Calvo

La cual es aprobada por unanimidad, no obstante, al poco tiempo ya se pretendían cambiar algunos cargos; se vuelve a convocar una nueva Junta General y en ella se ratifica la Junta Directiva. En este ejercicio son 11 los nuevos Cofrades que se incorporan. En junio, el tesorero saliente, hace entrega de la caja de la Hermandad a la Junta dels Vestes.

Terminada la Semana Santa de 1974, se celebra Junta General Ordinaria el 27 de abril de 1974 y se elige una nueva Junta de gobierno:

Hermano Mayor Francisco Montoro

Presidente José Vte. Ribes

Secretario Miguel Company Rubio

Vicesecretario Vicente R. Andréu

Tesorero Juan B. Arbiol

Control General Vicente Andréu Fos

Vocales Ángel Aineto García

Ramón Bordería

Después de muchos años en los que había habido un vacío en el cargo de Hermano Mayor, al no ocuparlo oficialmente, es nombrado D. Francisco Montoro, más que nada para darle un estatus cara a la Junta Mayor de la Semana Santa Marinera de Valencia, ya que en la práctica era el Sr. Montoro una de las personas que dirigía la Hermandad. Este año son 18 los nuevos Cofrades que se agregan a los existentes.

Por parte del Sr. Arbiol Parreño y familia, es cedida, para uso de la Hermandad, la planta baja sita en la calle Barraca, 275 bajo-derecha, con lo que a partir de este ejercicio se convierte en nuestro local social, lugar de reuniones y sitio de concentración para participar en las procesiones.

En este año de 1975, la Semana Santa Marinera, es declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional.

En la primera Junta General del ejercicio 1975-1976 (Semana Santa de 1976) que se convoca, se eligen los cargos de la junta de Gobierno:

Hermano Mayor Francisco Montoro Santamaría

Presidente José Vte. Ribes Vela

Vicepresidente Vicente Andréu Fos

Secretario Roberto G. Sala Guillén

Tesorero Juan B. Arbiol Parreño

Vocales Joaquín Chuliá Balaguer

Alfonso Mirapeix Desgracia

Vicente Montagut Chuliá

Manuel Picó Carrascosa

Miguel Prima Calvo

Se instaura de forma definitiva el cargo de Hermano Mayor, nombrándose a D. Francisco Montoro Santamaría, ya que desde el ejercicio 1970-1971 venía ejerciendo todas las funciones del mismo. Sigue sin interrupción la incorporación de nuevos Cofrades.

Como quiera que los últimos Estatutos de la Hermandad datan del año 1949, se redactan y son presentados unos nuevos, los cuales después de distintas enmiendas, quedaron aprobados por la asamblea a principios del mes de julio de 1975. El 22 de septiembre de ese mismo año, son remitidos al Arzobispado de Valencia para su aprobación, lo que es resuelto afirmativamente según escrito del 30 de octubre de 1975.

Se hace una nueva Imagen del Cristo para efectuar el acto del Desclavamiento del Viernes Santo, teniendo los brazos articulados, ya que la anterior, estaba bastante deteriorada, la cual es devuelta al Sr. Ribes Vela, que era de su propiedad y no de la Hermandad.

Terminada la Semana Santa de 1976, como era norma y costumbre se convoca Junta General Ordinaria para elegir los nuevos cargos de la Junta de Gobierno de la Hermandad. Se produce la sorpresa de no presentarse para la renovación en la Junta los Sres. Montoro Santamaría y Andréu Fos por motivos personales y por creer que ya habían cumplido sus expectativas y objetivos.

En realidad nosotros no valoraremos sus motivos o decisiones, lo que sí podemos decir con certeza y sin temor a equivocarnos es que con ellos la Hermandad del Santísimo Cristo del Salvador se marcó un antes y un después y que consiguieron situar las facetas administrativas y económicas como una de las Hermandades de referencia de la Semana Santa Marinera.

Se forma la nueva Junta de Gobierno con sólo los cambios de los puestos ocupados por los Sres. Montoro Santamaría y Andréu Fos, cesando por motivos de edad el Presidente D. José Vte. Ribes Vela.

Otorgándose en este ejercicio el título de Presidente de Honorario de la Hermandad en agradecimiento por la labor desarrollada a D. José Vicente Ribes Vela, aunque siguió desarrollando las labores de acompañar a la Imagen en las salidas procesionales, así como las tareas de comunicación. Quedando la nueva Junta de Gobierno formada por las siguientes personas:

Presidente Honorario José Vicente Ribes Vela

Consiliario Rvdo. D. Hilario Bou

Hermano Mayor Nicolás Chuliá Balaguer

Presidente Vicente Montagud Chuliá

Secretario Roberto G. Sala Guillén

Tesorero Juan B. Arbiol Parreño

Vocales Alfonso Mirapeix Desgracia

Manuel Picó Carrascosa

Miguel Prima Calvo

José Fco. Muñoz Sorolla

Joaquín Chuliá Balaguer

José Melero Canet

Sigue la tendencia de la incorporación de nuevos cofrades.

Terminado el ejercicio deja el cargo de Presidente por motivos laborales D. Vicente Montagud Chuliá, ocupándolo D. Joaquín Chuliá Balaguer.

Finaliza la Semana Santa de 1979, con la única anécdota de que el presupuesto del  ejercicio alcanza por primera vez la cifra de un millón de pesetas.

En mayo se realiza la Junta General Ordinaria correspondiente, quedando la Junta de Gobierno constituida por los siguientes cofrades:

Presidente Honorario José Vte. Ribes Vela

Consiliario Rvdo. D. Hilario Bou

Hermano Mayor Nicolás Chuliá Balaguer

Presidente Joaquín Chuliá Balaguer

Vicepresidente José Melero Canet

Secretaria María José Mata Balaguer

Tesorero Amparo Peiró García

Lotero Enrique Melero Canet

Vocales Miguel Prima Calvo, José Luis Peiró Bosch,

Vicente Montagud Chuliá, Vicente Monzó Peiró,

José Ferrer Rams y Jaime Mata Salines

Durante este ejercicio se incorporaron 24 cofrades. Ya cerca de la Semana Santa, en la Junta General Ordinaria, se propone la no recogida de los Personajes Bíblicos a sus domicilios, sino que se acuda directamente al local social de la Hermandad para las salidas procesionales. Terminada la Semana Santa, se cobra de la Junta Mayor de la Semana Santa, como subvención, 14.000 ptas. (catorce mil pesetas) y como anécdota se le descuenta la cantidad de 5.000 ptas. (cinco mil pesetas), como sanción, por ir la banda de tambores y cornetas cubiertos.

En la Junta General Ordinaria de febrero de 1981 como comienzo de los actos de la Semana Santa acuden tan solo 13 personas. Informado el Hermano Mayor D. Nicolás Chuliá que los gastos de la fiesta superarán con creces el presupuesto de ingresos, se propone a la Asamblea la actividad de excursiones por los distintos lugares de la provincia.

Se comienza la búsqueda de un nuevo local social, dado que el actual sito en la calle Barraca, n.º 275, es insuficiente para acoger a la totalidad de los Cofrades y poder estar todos juntos durante las celebraciones.

A la finalización de la Semana Santa de 1982, en la Junta General Ordinaria, de fecha 29 de abril, se presenta el estado de cuentas. Como datos figuran:

Entradas .............2.756.447 pesetas

Salidas .............2.647.522 pesetas

Saldo ................108.925 pesetas

En la citada Junta Ordinaria se informó que varias personas, habían solicitado el ingreso en la Hermandad para procesionar de Vesta, y que, de conformidad con los acuerdos establecidos en Junta Mayor, se informaría por la Junta de Gobierno si se autorizaba.

En la Junta de Gobierno siguiente a la Junta Ordinaria se les notificó la posibilidad de su incorporación, siendo la primera la señorita Isabel López Donoso, actualmente aún continúa de Vesta procesionando.

Al finalizar el ejercicio de 1983-1984, se celebra la Junta Ordinaria correspondiente a este año, se remodela la Junta de Gobierno con las siguientes variaciones: entra como Administrador D. José Luis Peiró Bosch, cesando como vocal y creándose el cargo de Relaciones Públicas, encargándose D. Vicente Montagud Chuliá, y se incorporan los Sres. Felipe Ruiz y Juan Botella.

Con motivo de la falta de asistencia a las Juntas de Gobierno por parte de algunos miembros, se establece que la Junta de Gobierno se reunirá todos los primeros jueves de mes, salvo agosto, incorporando su asistencia al libro de actas de la Junta en el margen de la misma, procediéndose a dar de baja a aquel miembro que reiteradamente falte más de tres veces seguidas.

Dentro de las actividades tienen un verdadero relieve el programa de excursiones.

En marzo de 1985, en Junta de Gobierno se nombra nuevo Hermano Mayor a José Luis Peiró Bosch.

Al finalizar el ejercicio se convoca Junta Ordinaria, donde, además de aprobar las cuentas y las actividades del ejercicio, se elige la nueva Junta de Gobierno, que queda de la siguiente forma:

Presidente Honorario José Vte. Ribes Vela

Consiliario Rvdo. D. Hilario Bou

Hermano Mayor José Luis Peiró Bosch

Presidente Joaquín Chuliá Balaguer

Vicepresidente José Melero Canet

Secretaria María José Mata Balaguer

Tesoreros Amparo Peiró García

Juan Botella Andújar

Administrador Vicente Montagud Chuliá

Lotero Enrique Melero Canet

Pagador-Cobrador Jaime Mata Salines

Vocales Felipe Ruiz, Nicolás Chuliá y Manuel Montilla

Acordándose que cada miembro de la Junta de Gobierno, tenga una obligación. Así a los vocales se les nombra para cargos específicos. Por ejemplo: Felipe Ruiz debe ayudar a Jaime Mata en el tema de la lotería, Nicolás Chuliá encargarse de las reuniones, José Melero de publicaciones y trajes... y así un largo etc.

En fecha 28 de mayo de 1987 se procede a la renovación de la Junta de Gobierno en Junta Ordinaria, destacando la incorporación de miembros a la Junta, quedando constituida de la siguiente manera:

Presidente Honorario José Vte. Ribes Vela

Consiliario Rvdo. D. Hilario Bou

Hermano Mayor José Luis Peiró Bosch

Presidente Joaquín Chuliá Balaguer

Vicepresidente 1.º José Melero Canet

Vicepresidente 2.º Vicente Montagud Chuliá

Secretario Nicolás Chuliá Balaguer

Secretario de Actas Francisco Peirats

Tesoreros Juan Botella y Manuel Montilla

Administradores Jaime Mata y Amparo Peiró

Vocales Joaquín Chuliá Peiró, Francisco Arastey,

Enrique Melero, José Serra,

Andrés Sánchez, Fernando Cadalás y Miguel Prima

En la Semana Santa de 1988 se celebró la festividad del Domingo de Ramos en el 19 de marzo, festividad de San José, posponiéndose el Traslado de Imágenes al Lunes Santo, si bien en la Parroquia de Ntra. Señora del Rosario se celebraron las procesiones.

El 8 de mayo se entrega el borrador de los nuevos Estatutos de la Hermandad erigiéndose en Asociación Pública de Fieles a la Junta de Gobierno, estando presente el Sr. Consiliario, el Rvdo. D. Alfonso López, a fin de someter el mismo a revisión por la Junta y proceder a su modificación en caso necesario, para posteriormente ser remitidos al Palacio

Arzobispal para su aprobación. Este mismo año se realiza el Trono-Anda de la Hermandad de María Santísima de las Angustias y la Hermandad contribuye con la venta de talonarios de rifa para sufragar su costo con 5.000 pesetas.

También en Junta de Gobierno se aprueba la realización de un nuevo Trono-Anda para portar a hombros la Imagen del Stmo. Cristo Yacente de la Piedad.

En 1990, durante la Semana Santa se realiza por primera vez la Procesión de las Antorchas el Sábado de Gloria, para el traslado desde el local social de la Hermandad, donde estaba ubicada durante la Semana Santa, a la Parroquia.

También, después de la puesta en marcha este año de la Hermandad de la Madre Dolorosa de la Gran Esperanza de Benifayó, se realiza el acompañamiento en su primera Procesión, del Viernes de Dolor, con motivo del traslado de la Imagen Titular de la Hermandad desde la Parroquia al domicilio agraciado, siendo este año la Ermita de la Virgen.

Este año se conmemora el Cincuenta Aniversario de la realización de la Imagen del Stmo. Cristo del Salvador, realizando la Procesión conmemorativa el Lunes Santo, acompañados por las distintas representaciones de las Hermandades de todas las Parroquias, desde la casa agraciada, sita en Felipe Vives de Cañamás, vivienda de D. Antonio Albert, donde al comienzo del acto se interpretó la marcha procesional “Hermandad del Santísimo Cristo del Salvador”, compuesta por el Director D. Bernardo Adam Ferrero, Hermano Mayor Honorario, este año, junto a su esposa D.ª Amparo Yagüe.

Al finalizar este ejercicio se comienza a pensar en la restauración de la Imagen del Stmo. Cristo del Salvador, en los acabados de policromía sobre todo, pensando en una restauración parcial de cintura hacia abajo, tratando de buscar algún restaurador adecuado para la realización de este trabajo.

Durante las celebraciones del Cincuenta Aniversario de la realización de la Imagen, también en sus Fiestas Patronales de noviembre, procesionaron 55 clavarios entre hombres y mujeres.

En este ejercicio se cambia el domicilio social de la Hermandad, pasando el domicilio a Nicolás de Monsoriu, n.º 9 bajo, con un contrato de 360.000 pesetas anuales, dejando el local de la calle Barraca, n.º 275, que durante tantos años fue el Local Social de la Hermandad.

Al finalizar el ejercicio de 1991 se renueva la Junta de Gobierno con los mismos componentes y la incorporación de nuevos cargos auxiliares:

Delegados de Juventud: María José Mata, María Isabel Melero y Juan Vte. Badía

Relaciones públicas: Vicente Montagud y José Fco. Muñoz

Actividades diversas: Salvador Cardona

Durante este ejercicio se alcanzó la cifra de 200 cofrades, pensando a ver qué se hacía, pues tal cantidad de Hermanos podía dificultar las procesiones, en cuanto a la situación de las bandas de música.

Con el fin de solucionar los cortes sufridos en el Vía Crucis de Viernes Santo la Hermandad toma la decisión de incorporar dos delegados que no se vestirían y su dotación de walkie talkis que permitan el mejor control de las procesiones conectando la cabeza con el final de la Hermandad.

En 1993, la portada del Libro Oficial de Fiestas de la Semana Santa Marinera de Valencia, editado por su Junta Mayor, lleva en su portada el busto del Stmo. Cristo del Salvador.

El 27 de mayo del mismo año, con motivo de la visita que la Imagen Peregrina de la Virgen de los Desamparados realiza a los Poblados Marítimos, es llevada al local social, dentro de las visitas a las distintas entidades de la Parroquia.

El 8 de octubre de 1993 en Junta de Gobierno, se informa, por parte del Hermano Mayor, que esta Hermandad se unirá a otras dos Hermandades y solicitará que el itinerario aprobado en el pasado Congreso sea modificado, para volver a procesionar por Marina, Escalante y Barraca, porque en la toma de decisión las opiniones de algunas Hermandades de la Junta Parroquial no han sido tenidas en cuenta, estudiándose la posibilidad de realizar actos de protesta. En la Semana Santa de 1994 se nombra Hermano Mayor Honorario al Ateneo Marítimo, dándose de alta como socio numerario en la entidad de la Hermandad, siendo la primera asociación que figura de alta como socio. El viernes 1 de abril, el Stmo. Cristo del Salvador era llevado al Ateneo Marítimo, donde fue recibido jubilosamente por la Junta Directiva con su Presidente, D. José Fabregat, al frente.

Con motivo de que los itinerarios aprobados en el pasado Congreso no habían sido modificados, ni atendidas las alegaciones presentadas, ni la recogida de firmas de los vecinos del Cabañal, la Hermandad y pudiendo, de acuerdo con los estatutos vigentes de la Junta Mayor, se toma la decisión de procesionar el Viernes Santo, en la Procesión General del Santo Entierro, con una formación de filas de dos en dos.

El día 10 de noviembre de 1994, la Junta de Gobierno aprueba la constitución de una Asociación Cultural, firmándose los documentos correspondientes en el local de la Hermandad el 25 de noviembre de 1994. Próxima la Semana Santa de 1995 se aprueba en Asamblea General Ordinaria, y por mayoría, ante la exposición de motivos del Hermano Mayor, y dado que se procesionó muy bien, y a la gente le gusto como había quedado el acto, el procesionar el Viernes Santo, en la Procesión del Santo Entierro, en filas de dos en dos, si bien la distancia entre filas se reduciría a un metro y medio, con el fin de que el paso de la Hermandad se reduzca al mínimo.

Al finalizar el ejercicio se renovó la Junta de Gobierno, sin ninguna variación en los puestos más significativos (Hermano Mayor, Presidente, Vicepresidente 1.º, Secretario).

Finalizándose la Semana Santa sin novedades destacables, asumiendo las críticas vertidas por algunos, sobre procesionar en fila de dos, pese a que el paso se vio muy reducido, recibiendo felicitaciones por parte de los delegados de la Junta Mayor.

En el año 1996 la Hermandad financia, a petición del Consiliario de la Hermandad de la Parroquia, y con motivo de una reforma parcial de la misma, una vidriera con el anagrama del báculo de la Hermandad (Cruz e Imagen del Salvador), en la nave central de la Parroquia.

También en este ejercicio se pensó que la Imagen del Stmo. Cristo Yacente de la Piedad, durante la Semana Santa, fuera a un domicilio, comenzando en el de la familia Madrigal Ruiz, sito en la calle Arzobispo Company n.º 24. Se realizó como primer año el Vía Crucis Penitencial, con la Imagen del Stmo. Cristo del Salvador, en la Media Noche del Martes Santo, pasando por diversas calles de la feligresía, por las que normalmente no se procesionaba.

La celebración de la cena de confraternidad del Sábado de Gloria, se pudo celebrar con gran dificultad, debido a que se montaron mesas fuera del local social, pues no cabíamos la totalidad de asistentes, y ante las inclemencias del tiempo notamos la necesidad de encontrar un nuevo local.

El 6 de mayo de 1996 se alquila un local en la calle Pedro Maza nº 32, pagando un alquiler de 42.000 pesetas al mes.

Cabe destacar que, en el traslado y arreglo del nuevo local social, desaparecieron varios cuadros y entre ellos uno, bastante grande, con la fotografía de los personajes de las tres Marías junto a la Imagen del Santísimo Cristo del Salvador, en el Domingo de Resurrección, cuando se encontraba en el local de la falla San Pedro-Virgen de Vallivana. Es destacable este hecho, dado que ha surgido innumerables veces como tema de tertulia, y son muchos los que han perdido su ego de Sherlok Holmes, ya que decían que no había ningún problema en localizar el cuadro.

Se celebró, a finales de mayo de 1996, la Asamblea General Ordinaria, donde se eligió para los próximos dos años la Junta de Gobierno, siguiendo en sus cargos el Consiliario, el Hermano Mayor y el Presidente, los dos Vicepresidentes, el Administrador y la Secretaria de Actas. Como Relaciones Públicas quedaba tan solo José Fco. Muñoz Sorolla, mientras Sergio Sasera Peiró pasaba a ocupar la Secretaría de la Hermandad. El resto de los cargos quedaban de la siguiente manera:

Tesorero Jesús Madrigal Gavidia

Secretaria de cuentas Mari Carmen Carrasco Rubio

Lotero Víctor Sasera Peiró

Archivos Daniel Chuliá y M.ª José Alonso

Delegados de Deportes Salvador Chuliá

Daniel Chuliá

Delegados infantiles Mónica Monedero y Yolanda Navarro

Vocales Vicente Peiró Bosch, Sheila Tadeo Marín,

M.ª José Mata Balaguer y José Monzó

Una vez terminadas las obras de acondicionamiento del nuevo local social de la Hermandad, éste fue bendecido por el Rvdo. D. Antonio Díaz Tortajada, el 25 de octubre de 1996 y el 16 de enero de 1997 se informaba a la Junta de Gobierno de que se había presentado en el registro de la Conselleria de Cultura los Estatutos de la Asociación Cultural Santísimo Cristo del Salvador.

Transcurre la Semana Santa propiamente dicha, sin ninguna circunstancia digna de mención, cumpliéndose todas las actividades y profesiones previstas. En el año 1997 se celebró el Centenario de la adhesión del Cabañal a Valencia, y entre las distintas celebraciones cabe destacar la venida de la Imagen Peregrina de la Virgen de los Desamparados, llegando a la Parroquia de Ntra. Sra. de los Ángeles el 28 de mayo, y visitó el local de la Hermandad al día siguiente, 29 de mayo, que para aquella ocasión había sido decorado al estilo huertano y se encontraba presidido por el facsímil del Stmo. Cristo del Salvador. Acercándose la Semana Santa de 1998, comienza a ser problemático la adquisición de terciopelo morado, debido a los altos precios del comercio en Valencia, y dado que las fábricas de Onteniente han dejado la fabricación del mismo, realizándose gestiones para su localización en Portugal, donde actualmente se nutre la Hermandad.

Participamos en la Exposición que se realizó, a nivel de la Junta Mayor de la Semana Santa en las Atarazanas: El rostro de la Semana Santa Marinera.

En la Semana Santa de 1998, dentro de los actos, se realizó uno especial: el que la Imagen del Stmo. Cristo del Salvador, que estaba que estaba en la casa de la familia Ballester-Milanes, sita en la calle Pavía, tras el consentimiento de ésta, fuera trasladada, el Lunes Santo, a la Residencia del Carmen, en la que permaneció, en su capilla, 24 horas, a fin de que pudieran tenerla y visitarla sus residentes, dado que de otra forma era casi imposible el que los habitantes de la residencia pudieran tener cerca tan preciada Imagen.

Después de 21 años ejerciendo de Presidente, D. Joaquín Chuliá Balaguer dejaba su cargo en 1998. Con motivo de la elección de Presidente para los próximos dos años. Esta era la primera vez que se realizaban elecciones para el cargo de Presidente, presentándose dos candidaturas, cosa que nos congratuló, ya que demostró que la Hermandad estaba viva, pues desde los tiempos de la posguerra los presidentes escaseaban, y se veían en la obligación de ir prolongando sus mandatos al no haber claramente un relevo. Después de la pertinente campaña electoral salió elegido D. Daniel Chuliá García, el cual organiza su Junta de Gobierno:

Consiliario Rvdo. D. Antonio Díaz Tortajada

Hermano Mayor José Luis Peiró Bosch

Presidente Daniel Chuliá García

Secretario Sergio A. Sasera Peiró

Vicepresidente 1.º Vicente Peiró Bosch

Vicepresidente 2.º José Melero Canet

Administradora Maribel Melero Sánchez

Ayudante Admón. Jesús M. Madrigal Gavidia

Archivera Mónica Monedero Prieto

Delegado de Deportes Salvador Chuliá Alberich

Delegados de Infantiles Mónica Belenguer Marín

Yolanda Navarro Ruiz

De esta Junta resaltamos, en comparación con otras Juntas de Gobierno de años anteriores, el escaso número de sus componentes.

En octubre de 1998 se producen las catástrofes de Centro-América y dentro de las donaciones que cada año se realizan, se pensó en una aportación extraordinaria, que se realizó en noviembre de 1998 (100.000 pesetas).

En septiembre de 1999 se comienza a hablar de la realización de facsímiles de las imágenes, para el Museo de la Semana Santa Marinera, y siguiendo las conversaciones con el Consiliario D. Antonio Díaz Tortajada, nos informa que en un pueblo de Guadalajara hay una empresa que realiza este tipo de imágenes.

En octubre de 1999 se nos informa que el pueblo es Horche, por lo que el Hermano Mayor localiza la empresa y se organiza el primer viaje para conocer el citado taller, métodos de trabajo y copia y calidad de acabados. Se organiza junto a la Hermandad del Ecce-Homo, y el Consiliario, el viaje, realizándose el 11 de diciembre de 1999, a Horche, resultando muy satisfactorias las gestiones realizadas, ya que este taller ha sido el encargado de realizar los facsímiles de casi todas las Imágenes de la Semana Santa Marinera.

Después de la celebración de las Fiestas del Cristo, la Imagen fue trasladada al Museo de Pío V para su restauración a cargo de la Conselleria, gracias a la intervención personal de D.ª Consuelo Císcar, por entonces Directora General de Patrimonio Artístico de la Generalidad Valenciana, lo que tuvo lugar gracias a la amistad de ésta con D.ª Pepita y D.ª Amparo Puerto. D.ª Consuelo Císcar se interesó muchísimo por el problema que tenía la Hermandad, al tener su Imagen titular muy deteriorada, tomando la decisión de restaurarla con los servicios de la Conselleria de Cultura, con el apoyo especial de D. Manuel Marzal. Hicieron llevar la imagen a los talleres del Museo Pío V dejando a cargo de la restauración a Chistabel Blakman y Carolina Vázquez, que realizaron un magnífico y respetuoso trabajo. El Cristo fue entregado a la Hermandad, en su local social, una vez restaurado, el 24 de marzo de 2000, realizándose una Procesión por las calles de la feligresía, para su traslado a su Capilla en la Parroquia.

Finalizan las celebraciones de la Semana Santa de 2000 sin ninguna realización especial, salvo que la Imagen del Stmo. Cristo del Salvador procesiona por las calles del Distrito completamente restaurada, causando una gran admiración los trabajos realizados.

Durante todo el ejercicio 1999-2000, un grupo de cofrades acude a Talleres Grao los sábados, para ir preparando y terminando los nuevos báculos de acero inoxidable, la idea era terminarlos para el 150 Aniversario de la Hermandad, pero se terminaron mucho antes.

El 13 de junio de 2000 se celebran nuevas elecciones al cargo de Presidente, siendo reelegido D. Daniel Chuliá García, el cual forma su nueva Junta de Gobierno, prácticamente idéntica a la saliente, aunque con alguna reestructuración de los cargos, ya que se mantienen el Consiliario, Hermano Mayor, Vicepresidentes 1.º y 2.º, el Secretario, la Archivera, el Ayudante de Administración y el Delegado de Deportes. Víctor Sasera Peiró, deja de ser Tesorero para hacerse cargo de Relaciones Públicas, entrando en la Tesorería Nicolás Chuliá Balaguer. Cesa la Administradora, entrando para este cargo Esther López Bosch, creándose una Vicesecretaría que es ocupada por Mónica Belenguer Marín, hasta entonces una de las delegadas de infantiles, quedando como única Delegada de Infantiles, la que ya lo era Yolanda Navarro Ruiz.

Durante este ejercicio se celebra el XIII Encuentro de Cofradías Penitenciales de toda España, del 15 al 17 de septiembre del año 2000, resaltando que el día 16, componentes de nuestra Hermandad, junto con algunos de otras Cofradías, en un acto de hermanamiento portan en Procesión el facsímil del Santísimo Cristo del Salvador de Valencia, junto a la Imagen Peregrina de la Virgen de los Desamparados, por las calles del casco antiguo de Valencia, ante los asistentes al encuentro. Ese año se cumplía el 750 Aniversario de la llegada a Valencia, aguas arriba, el Cristo del Salvador.

Durante las Fiestas Patronales de noviembre, entre los muchos actos que se organizaron cabe destacar la I volta a peu del Cabañal, ya que fue el comienzo de un acto que todavía hoy se sigue realizando y en el que cada día se ve incrementar la participación de corredores, aumentando el prestigio de la misma.

El ejercicio 2000-2001 está lleno de hechos significativos que van a marcar la vida de la Hermandad del Stmo. Cristo del Salvador, con ocasión de producirse el 150 Aniversario de la fundación de la Hermandad. Uno de ellos fue el hecho de que la Imagen del Stmo. Cristo del Salvador estuviera toda la Semana Santa en nuestro local social, acompañada de otras dos veneradas Imágenes del Distrito Marítimo, la de la Dolorosa de los Granaderos de los Ángeles y la del Stmo. Cristo de los Afligidos, recibiendo además las visitas del Stmo. Cristo del Perdón y del Stmo. Cristo del Salvador y del Amparo. Creemos que fue la primera vez que tres Santas Imágenes compartían ubicación en un mismo domicilio. Pocos años después, en el 2004, volvía a repetirse este hecho con motivo del 75 Aniversario de la Hermandad del Stmo. Cristo de los Afligidos, no fue la de los Dolores, sino la de la Soledad de los Granaderos del Rosario.

Finalizando este ejercicio, donde se realizaron todos los actos previstos, hay que hacer hincapié, ya que quedará en los anales de la historia de la Hermandad, en el día 13 de abril, Viernes Santo, día en el que el deseo de muchas mujeres vestas de la Hermandad se convertiría en una realidad, al poder portar al Cristo vestidas con nuestro traje penitencial, durante el acto de la mañana, en el que nuestra Imagen se encuentra con la mar.

Finalizada la Semana Santa, nos encontramos con un nuevo ejercicio, donde sabemos desde el primer momento que éste se ejercerá con un estado de más relajación en cuanto al número de celebraciones.

Durante este año se efectúa la restauración de la Imagen del Stmo. Cristo Yacente de la Piedad con los fondos recaudados, para tales fines. Dichos trabajos fueron encargados al restaurador-dorador D. Javier Sorribes, que los realizó con unos magníficos resultados.

Durante el ejercicio 2001-2002 en el mes de octubre el Presidente D. Daniel Chuliá García, por motivos laborales, deja su cargo, procediéndose a la elección de un nuevo Presidente, presentándose a la elección el hasta entonces Vicepresidente 1.º, D. Vicente Peiró Bosch, saliendo elegido para los dos siguientes años, efectuándose, como es normativa, la correspondiente Junta de gobierno:

Consiliario Rvdo. D. Antonio Díaz Tortajada

Hermano Mayor José Luis Peiró Bosch

Presidente Vicente Peiró Bosch

Vicepresidente 1.º José Melero Canet

Vicepresidente 2.º Juan Botella Andújar

Secretaria Elena Peiró Pérez

Vicesecretario Sergio Alfredo Sasera Peiró

Administradora M.ª Isabel Melero Sánchez

Ayudante Admón. Vicente Fabrich Garrido

Tesorera M.ª José Alonso Ballester

Relaciones Públicas Mónica Belenguer Marín

Archivos Marién Marco Carrasco

Vocales Raquel Peiró Pérez

Tani Llop Doria

Amparo Fabrich Garrido

Tal vez hay que resaltar de esta Junta, la juventud de la mayoría de sus componentes.

En estas pocas páginas se ha intentado aglutinar, al máximo, las vivencias de una centenaria Hermandad que continúa con una vitalidad a prueba del paso del tiempo, al tener, tanto su Junta como entre sus componentes, una gran incorporación de los valores jóvenes, además de seguir realizando obras sociales en el barrio, para gente necesitada, tal como se viene realizando año tras año, como en el participar en las estructuras de la Junta Parroquial y Junta Mayor con aportación de sus miembros a su composición. Esperando continuar en la misma línea de actuación, esperando mejorar en nuestras actuaciones con la ayuda del Stmo. Cristo del Salvador.